sábado, 8 de noviembre de 2008

DESCUBRIENDO QUE ME ENCANTAN LAS GOLFAS



Meses atrás explicaba cómo eran las sensaciones que me poseían , hasta dejarme absorto en el tiempo y el espacio, mientras recordaba todo mi pasado a través de fotos y demás objetos que encontré en la buhardilla de mis padres -aquí en Catalunya se les llama "golfes" de ahí la catalanada "golfas"-.
Hoy vuelvo a fabricar, por necesidad, una nueva cápsula del tiempo en la que acumularé todo aquéllo que considero lo suficientemente inservible como para quitarlo del medio pero no lo suficientemente utilizado como para cederlo a otras personas o, simplemente, tirarlo.
He descubierto la buhardilla de mi piso, un lugar del que tenía nociones de su existencia pero nunca visité... aunque no me crean, no tenía escaleras y la verdad, era considerable el esfuerzo teniendo en cuenta que los techos tienen casi tres metros de altura y uno mide algo más de la mitad.
Ataviado con mi linterna dinamo y la curiosisdad mezclada con el miedo a partes iguales me dispuse a entrar en los más de cien metros cuadrados de la nueva cápsula del tiempo.
Sin más luz de la que pueda entrar por una rejilla de a penas 20x30 cm en un extremo, iba investigando cada uno de los compartimentos que antiguamente hospedaban los depósitos del agua del edificio y hoy sólo quedan sus vacíos...o no.
Una vez analizado el terreno considero que lo oportuno es que cubra el suelo con periódicos (deformación profesional) para no dañar lo que algún día llegarán a ser mis reliquias. Cada habtitáculo destinado a un servicio como puedan ser uno para las maletas, otro para los antiguos apuntes y recuerdos de la Uni, otro para los disfraces que un día protegieron mi intimidad y seguramente fulminaron mi dignidad,... eso sí dejando siempre un hueco para quien sabe qué.
Sinceramente, creo que tengo un problema de nombre relacionado Diógenes -filósofo al que le dedicaré un día una entrada- pero algo más desagradable si cabe.
Sólo espero que las vigas aguanten el peso de tantos recuerdos.

3 comentarios:

CAMPANILLA dijo...

ME GUSTARIA QUE EN LAS "GOLFAS" DE TU CORAZÓN HAYA UN RINCÓN PARA MI...

Anónimo dijo...

Laly:
Qué divinidad tener unas "golfas" donde perderte cuando el mundo te ahoga y nadar entre los recuerdos que en su gran mayoría desperta esa sonrisa complaciente, y que trasmite la seguridad de que es una época cerrada y archivada, nada de lo que entonces fuera malo duele ya; yo quiero unas de esas para evocar mir recuerdos buenos y malos.
Un besoteeeeee!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

snerMira nen,en todos los grupos tiene que haber una choni...Yo!no se expresarme tan divinamente pero acerca de tus golfes te voy a decir que bien escribes,que buena gente y que te quiero !Estoy orgullosa de tenerte como amigo gracias por como eres y por compartir conmigo esas mini tertulias que hacemos con el cafelito a mi ayudan bastante tu ya sabes...arriba la cris !keda guai verdad?